Claves para reconocer un Jamón Ibérico de Bellota

Hoy en Señorío de Montanera, nuestra compañía de jamones y productos ibéricos de Extremadura, queremos que sepas diferenciar un jamón ibérico de bellota de uno que no lo es. Muchas son las dudas que existen al respecto y nosotros vamos a intentar solventarlas.

Durante nuestros años de experiencia, muchos de los clientes nos han preguntado cómo podrían saber si un jamón es ibérico de bellota o no lo es nada más mirarlo. La tarea no es sencilla, ya que como todo lo que goza de cierta exclusividad es imitado con una calidad inferior, pero hoy vamos a intentar daros las claves para que podáis reconocerlos.

jamon bellota 100% iberico Señorío de Montanera

  1.  El color de la pezuña: los jamones ibéricos de bellota proceden de los cerdos que han sido criados en libertad, y como su propio nombre indica, alimentados exclusivamente de este fruto durante el periodo de montanera. Debido a esa vida de la que han gozado los animales, el color negro de su pezuña debe estar desgastado. Es precisamente de esta característica de donde nace el nombre “pate negra”. Pero no sólo este detalle nos sirve para diferenciarlos, también debemos fijarnos en el grosor o el diámetro del tobillo: cuanto más fino de mayor pureza es el producto.
  2.  Aspecto del pernil: el animal debe estar estilizado. Al haber sido criado en libertad, durante la época de montanera habrá recorrido unos 14 km diarios en busca de bellotas, por lo que su figura es bastante característica.
  3.  Peso: El peso del jamón del cerdo ibérico es inferior que el de los cerdos cruzados. Para que os hagáis una idea lo normal sería que el producto pesase entre 6,8 y 7,3 kg.
  4.  Veteado: esta característica es curiosamente un defecto genético. Los ibéricos puros presentan un veteado graso entre los paquetes de masa muscular. Esta grasa también nos dará pistas sobre la calidad del jamón, ya que los ibéricos de bellota presentan una textura fina y sutil que fácilmente puede fundirse con el calor de la palma de nuestra mano. Por el contrario, los que no gozan de esta denominación tienen una grasa muy densa y excesiva.
  5.  Color de la grasa: no sólo la textura es importante, el color también es un elemento diferenciador. Si lo que queremos es comprar calidad, debemos mirar que la grasa tenga un color oro amarillento, que está muy relacionado con el proceso de curación del jamón.
  6.  El corte: no sólo le sirve a los más expertos, ¡los principiantes también lo notan! El corte mucho más fácil de jamón ibérico de bellota hace que se sepa rápidamente si es lo que nos han vendido, o por el contrario, es un producto de calidad inferior.

En Señorio de Montanera, nuestra empresa de jamones y productos ibéricos de Extremadura, pensamos que la seguridad a la hora de comprar un jamón de calidad está muy ligada a la garantía del establecimiento. El cliente ha de confiar cien por cien en las recomendaciones y los consejos que el personal de la tienda le ofrece, además de tener seguridad de que lo que venden es lo que pone en la etiqueta.

En Señorío de Montanera ofrecemos calidad en cada uno de nuestros productos, el mejor sabor de la dehesa de Extremadura y la seguridad de un proceso de elaboración absolutamente artesanal.

2 thoughts on “Claves para reconocer un Jamón Ibérico de Bellota”

    • Hola Carlos!

      Muchas gracias por leer y comentar en nuestro blog.

      Nos alegra mucho leer que disfrutas con nuestros productos, una de nuestras máximas es la calidad.

      Un saludo

      Reply

Leave a comment

en_GBEnglish (UK)
es_ESEspañol fr_FRFrançais pt_PTPortuguês de_DEDeutsch en_GBEnglish (UK)