El sabor del lujo ibérico puro

El sabor del lujo ibérico puro

Presentación Selección Vintage

Señorío de Montanera presentó el pasado 27 de noviembre Selección Vintage, un lujo gastronómico materializado en una Edición limitada formada por 100 piezas numeradas de jamón de bellota 100% ibérico con Denominación de Origen Dehesa de Extremadura cuidadosamente seleccionadas de la montanera 2013-2014.

La presentación de los jamones Selección Vintage de Señorío de Montanera tuvo lugar en el Hotel AC Palacio del Retiro, donde un grupo de periodistas tuvieron la oportunidad de degustar la pieza número 86 de esta exclusiva selección de lujo. Cada jamón ibérico puro numerado de la Selección Vintage se presenta en una caja de diseño en madera y corcho obtenido de las dehesas extremeñas, e incluye un pasaporte de trazabilidad con los datos de procedencia de cada pieza, un delantal y un juego completo de cuchillos profesionales (formado por un cuchillo jamonero, una puntilla y una chaira). La Experiencia Vintage se completa con una invitación a conocer la montanera en las dehesas de Señorío de Montanera con una degustación de productos ibéricos de bellota para cuatro personas.

Lo que hace aún más exclusiva esta experiencia gastronómica es que cada consumidor puede seleccionar la pieza deseada de la Selección Vintage, en función del peso, finca de procedencia y número de días de estancia en montanera, a través del enlace www.vintage.senorio.es.

CATA DE UN JAMÓN IBÉRICO PURO SELECCIÓN VINTAGE

Cada una de las piezas que forman la exclusiva Selección Vintage de Señorío de Montanera ha sido cuidadosamente seleccionada por un Maestro Jamonero por sus excelentes condiciones de morfología, curación, aroma y sabor; resultando una colección de tan solo 100 joyas ibéricas únicas.

Caña fina, pata negra y perfil estilizado, consecuencia de haber disfrutado de una doble montanera en la dehesa de Extremadura. La grasa de color amarillo oscuro identifica que el cerdo ibérico ha pasado una larga estancia en montanera. Al tacto, los dedos se hunden fácilmente sobre la grasa recuperando rápidamente su posición normal. Sus elevados índices de ácido oleico aportados por la bellota aseguran su jugosidad, excelente aroma y un sabor marcadamente intenso y exquisito.

Una maduración lenta, superior a los cuatro años, en bodegas naturales excavadas en la roca, favorece la concentración de los aromas y los sabores se afinan hasta conseguir unos atributos organolépticos únicos.

Al corte presenta un color rojo oscuro, intenso y brillante, con el veteado característico de la grasa infiltrada mientras que el tocino es prácticamente transparente. La posibilidad de presencia de cristales de tirosina durante el corte (los “puntitos” blancos en las lonchas) identifican una curación lenta que se ha desarrollado en unas condiciones óptimas.

 

Deja un comentario