La Dehesa

Bosque natural mediterráneo

El ecosistema más hermoso del paisaje ibérico

Último bosque mediterraneo natural

La dehesa, el último bosque natural mediterráneo, es uno de los ecosistemas más hermosos del paisaje ibérico. En él se crían y engordan nuestros cerdos ibéricos, rodeados de árboles centenarios, encinas y alcornoques, productores de bellota y envueltos en aromas de jara, charneca, lentisco, enebro, jaguarzo y romero; y sobre un inacabable mosaico de pastizal que muestra todos los matices de verde en otoño e invierno y aparece multicolor en primavera o repleto de ocres, amarillos y pardos en verano.

Señorío de Montanera agrupa más de 60.000 has de dehesa, que sirven de escenario natural para la cría de los cerdos ibéricos puros, de donde procede el mejor jamón de bellota 100% ibérico cuya calidad está garantizada por la Denominación de Origen Dehesa de Extremadura.

Conoce la Dehesa de Extremadura

Dehesa de Extremadura
Sierra de San PedroSierra de HornachosSierras de JerézSierra MorenaMonfragüe y Valle del AlagónMontánchez y Llanos de Trujillo

Sierra de San Pedro

Sierra de San Pedro

Situadas entre los valles del Tajo y del Guadiana, sierras de poca altitud que suponen un paraísonatural para el cerdo ibérico, el jabalí y el venado.

Sierra de Hornachos

Sierra de Hornachos

Espacios singulares, con una densidad de arbolado cambiante y disposiciones de las serranías arbitrarias y caprichosas.

Sierras de Jeréz

Sierra de Jerez

Nos encontramos con la mayor cantidad de cerdos ibéricos de bellota y la mayor masa de quercíneas de toda la península ibérica.

Sierra Morena

Sierra Morena

Dehesas extraordinariamente quebradas donde abunda el quejigo junto a alcornoques y encinas.

Monfragüe y Valle del Alagón

Monfrague y Valle de Alagón

Próximas al Parque Nacional de Monfragüe, donde abundan los alcornocales y especies en peligro de extinción.

Montánchez y Llanos de Trujillo

Montánchez y Llanos de Trujillo

En el centro de Extremadura, los cerdos ibéricos coexisten con ovejas merinas entre encinares, higuerales y extensos pastizales naturales.

El privilegiado ecosistema de la Dehesa de Extremadura